Category archives: Sabadell

Desarrollo Histórico De Sabadell

 

 

Sabadell es una ciudad y municipio de la provincia de Barcelona, mejor conocida como “la Manchester catalana” porque a mitad del siglo XIX, durante la Revolución Industrial, se convirtió en la localidad lanera más importante de España del sector textil. Ello ha dejado una herencia con características industriales con una marcada influencia en el sector de los servicios.

El origen topónimo de esta ciudad, ha sido motivo de discusión, incluso desde su fundación. La primera versión, cita que Sabadell, proviene de “ceba” que significa cebolla, imagen que aparece en su escudo como símbolo del origen humilde y del mercado agrícola de la ciudad. Otra historia cuenta que se debe a la celebración del mercado en la ciudad que se realizaba los sábados.

Geográficamente, Sabadell está situado en la zona central de la Comarca del Vallés Occidental, limitando al norte con esta ciudad. Al sur, con la Badia y Barberá del Vallés. Al oeste, con Tarrasa y al Este con Polinyá.

En la prehistoria, esta ciudad se caracterizó por tener un importante asentamiento campesino y de pastores entre los años 3800 y 2700. La comarca de Vallés era habitada también por ganaderos y agricultores. En la época romana, esta cultura sustituyó a la existente en ese momento en sólo un siglo y medio, lo cual dio paso a una rápida transformación social.

En el siglo I, para esta ciudad fue una época de floreciente prosperidad bajo el mando del emperador Augusto que promovió la fundación de de un sin número de conjuntos industriales, residenciales y cultivos que producían mayormente vinos.

En la Edad media, la población se fue asentando al margen del río Ripoll, donde se construyeron las primeras edificaciones cerca de la capilla San Salvador, que data del año 1076. Es en este periodo donde surge por primera vez el nombre de Sabadell en 1050, cuando se menciona la construcción de una vía entre esta ciudad y San Cugat del Vallés.

En siglo XIV, Sabadell pasó a ser villa comenzando de esta manera a tener ciertos privilegios de vida social y económica. Ya la ciudad está cercada por murallas, fosas y portales; y se cuentan 162 casas. En el siglo XV, hubo un descenso demográfico que llevó al número de habitantes a 500; basando entonces sus actividades en la agricultura, el comercio y la industria.

Entre los siglos XVI y XVIII, Sabadell fue extendiéndose más allá de sus primeros asentamientos, alcanzando una superficie de 78.272m. La industria textil más importante de la época fue la lanera, lo que llevó a crearse en 1559 a fundarse el Gremi de Paraires para reglar el oficio y fomentar el crecimiento de esta actividad.

Entre los periodos de los siglos XIX y XX, Sabadell se convierte en una ciudad industrial, siendo un hecho notable la instalación de la primera máquina de vapor en una fábrica textil realizada en 1838. Se constituyó entonces el motor industrial acentuado en una zona de pocos recursos, pero que tomó un impulso provocando su conversión a una zona urbana modernizada.